Prevention of Retinochoroiditis in Congenital Toxoplasmosis Europe Versus South America

Título traducido de la contribución: Prevención de Retinochoroiditis en Toxoplasmosis Congénita Europa Versus América del Sur

Ligia Alejandra Delatorre Cifuentes, Arnaud Sauer, Jorge Enrique Gomez-Marin, Tristan Bourcier, Justus Garweg, Claude Speeg-Schatz, Ermanno Candolfi

Resultado de la investigación: Contribución a una revistaArtículorevisión exhaustiva

20 Citas (Scopus)

Resumen

La toxoplasmosis congénita se sospecha cuando ocurre la seroconversión en una mujer embarazada, y
se confirma por una o más pruebas biológicas (reacción en cadena de la polimerasa sobre el líquido amniótico o
serodiagnóstico neonatal). Los métodos utilizados son diagnósticos en más del 95% de los casos al nacer y en
100% de los casos a la edad de 9 meses.1 Las lesiones oculares representan la complicación más frecuente de
toxoplasmosis congénita, independientemente de cualquier tratamiento.2 El riesgo de retinocoroiditis toxoplásmica
Sin embargo, es altamente impredecible, principalmente porque la fisiopatología es poco conocida.
En edad escolar, del 10% al 20% de los niños con toxoplasmosis congénita tienen uno o más retinocoroideos
lesiones, pero más del 90% de ellas tienen visión normal en ambos ojos; ceguera bilateral es muy
rare.4-6 Este artículo se centra en la controversia que rodea la efectividad de la detección y
tratamiento para niños con toxoplasmosis congénita.
Título traducido de la contribuciónPrevención de Retinochoroiditis en Toxoplasmosis Congénita Europa Versus América del Sur
Idioma originalInglés
Páginas (desde-hasta)601-603
Número de páginas3
PublicaciónPediatric Infectious Disease Journal
Volumen30
N.º7
EstadoPublicada - jul 2011

Huella

Profundice en los temas de investigación de 'Prevención de Retinochoroiditis en Toxoplasmosis Congénita Europa Versus América del Sur'. En conjunto forman una huella única.

Citar esto