El (des)orden de las ciudades

Carlos Eduardo Maldonado

Resultado de la investigación: Contribución a RevistaArtículo

Resumen

Las ciudades son sistemas físicos, y estos tienen un orden. En la física clási-ca –esto es, en la mecánica clásica–, el orden era estable, rígido, jerárquico o regular y periódico. Los principios que explican dicho orden son, en verdad, elementales. Sin embargo, con la nueva física, dicho orden se revela como de mayor complejidad. Asimismo, las ciudades son sistemas vivos exactamen-te en la medida en que metabolizan información, materia y energía. Ahora bien, la complejidad del mundo actual está relacionada profundamente con la digitalización del mismo. Ello implica nuevos modos de escritura, nuevos modos de lectura, nuevos modos de comunicación y, manifiestamente, nuevos lenguajes. De allí que se advierta la emergencia de una nueva clase social: la de los migrantes y los nativos en las tecnologías convergentes. Son ellos los que están redefiniendo el (des)orden de las ciudades. Pues no sin ambages, la ciu-dad es ahora y cada vez más, el lugar de la comunicación y el lenguaje, de las vivencias y el convivio. Y para escándalo de las mentalidades tradicionales, el convivio y el habitar, la comunicación y el lenguaje son cada vez más digitales. Una auténtica revolución, en toda la línea de la palabra
Idioma originalEspañol
Páginas (desde-hasta)215 - 231
Número de páginas17
PublicaciónAnalisis
Volumen46
N.º85
EstadoPublished - 2014

Citar esto

Maldonado, C. E. (2014). El (des)orden de las ciudades. Analisis, 46(85), 215 - 231.
Maldonado, Carlos Eduardo. / El (des)orden de las ciudades. En: Analisis. 2014 ; Vol. 46, N.º 85. pp. 215 - 231.
@article{aff7039191a9481793ffd9fcafe34eec,
title = "El (des)orden de las ciudades",
abstract = "Las ciudades son sistemas f{\'i}sicos, y estos tienen un orden. En la f{\'i}sica cl{\'a}si-ca –esto es, en la mec{\'a}nica cl{\'a}sica–, el orden era estable, r{\'i}gido, jer{\'a}rquico o regular y peri{\'o}dico. Los principios que explican dicho orden son, en verdad, elementales. Sin embargo, con la nueva f{\'i}sica, dicho orden se revela como de mayor complejidad. Asimismo, las ciudades son sistemas vivos exactamen-te en la medida en que metabolizan informaci{\'o}n, materia y energ{\'i}a. Ahora bien, la complejidad del mundo actual est{\'a} relacionada profundamente con la digitalizaci{\'o}n del mismo. Ello implica nuevos modos de escritura, nuevos modos de lectura, nuevos modos de comunicaci{\'o}n y, manifiestamente, nuevos lenguajes. De all{\'i} que se advierta la emergencia de una nueva clase social: la de los migrantes y los nativos en las tecnolog{\'i}as convergentes. Son ellos los que est{\'a}n redefiniendo el (des)orden de las ciudades. Pues no sin ambages, la ciu-dad es ahora y cada vez m{\'a}s, el lugar de la comunicaci{\'o}n y el lenguaje, de las vivencias y el convivio. Y para esc{\'a}ndalo de las mentalidades tradicionales, el convivio y el habitar, la comunicaci{\'o}n y el lenguaje son cada vez m{\'a}s digitales. Una aut{\'e}ntica revoluci{\'o}n, en toda la l{\'i}nea de la palabra",
author = "Maldonado, {Carlos Eduardo}",
year = "2014",
language = "Espa{\~n}ol",
volume = "46",
pages = "215 -- 231",
number = "85",

}

Maldonado, CE 2014, 'El (des)orden de las ciudades', Analisis, vol. 46, n.º 85, pp. 215 - 231.

El (des)orden de las ciudades. / Maldonado, Carlos Eduardo.

En: Analisis, Vol. 46, N.º 85, 2014, p. 215 - 231.

Resultado de la investigación: Contribución a RevistaArtículo

TY - JOUR

T1 - El (des)orden de las ciudades

AU - Maldonado, Carlos Eduardo

PY - 2014

Y1 - 2014

N2 - Las ciudades son sistemas físicos, y estos tienen un orden. En la física clási-ca –esto es, en la mecánica clásica–, el orden era estable, rígido, jerárquico o regular y periódico. Los principios que explican dicho orden son, en verdad, elementales. Sin embargo, con la nueva física, dicho orden se revela como de mayor complejidad. Asimismo, las ciudades son sistemas vivos exactamen-te en la medida en que metabolizan información, materia y energía. Ahora bien, la complejidad del mundo actual está relacionada profundamente con la digitalización del mismo. Ello implica nuevos modos de escritura, nuevos modos de lectura, nuevos modos de comunicación y, manifiestamente, nuevos lenguajes. De allí que se advierta la emergencia de una nueva clase social: la de los migrantes y los nativos en las tecnologías convergentes. Son ellos los que están redefiniendo el (des)orden de las ciudades. Pues no sin ambages, la ciu-dad es ahora y cada vez más, el lugar de la comunicación y el lenguaje, de las vivencias y el convivio. Y para escándalo de las mentalidades tradicionales, el convivio y el habitar, la comunicación y el lenguaje son cada vez más digitales. Una auténtica revolución, en toda la línea de la palabra

AB - Las ciudades son sistemas físicos, y estos tienen un orden. En la física clási-ca –esto es, en la mecánica clásica–, el orden era estable, rígido, jerárquico o regular y periódico. Los principios que explican dicho orden son, en verdad, elementales. Sin embargo, con la nueva física, dicho orden se revela como de mayor complejidad. Asimismo, las ciudades son sistemas vivos exactamen-te en la medida en que metabolizan información, materia y energía. Ahora bien, la complejidad del mundo actual está relacionada profundamente con la digitalización del mismo. Ello implica nuevos modos de escritura, nuevos modos de lectura, nuevos modos de comunicación y, manifiestamente, nuevos lenguajes. De allí que se advierta la emergencia de una nueva clase social: la de los migrantes y los nativos en las tecnologías convergentes. Son ellos los que están redefiniendo el (des)orden de las ciudades. Pues no sin ambages, la ciu-dad es ahora y cada vez más, el lugar de la comunicación y el lenguaje, de las vivencias y el convivio. Y para escándalo de las mentalidades tradicionales, el convivio y el habitar, la comunicación y el lenguaje son cada vez más digitales. Una auténtica revolución, en toda la línea de la palabra

M3 - Artículo

VL - 46

SP - 215

EP - 231

IS - 85

ER -

Maldonado CE. El (des)orden de las ciudades. Analisis. 2014;46(85):215 - 231.